Ayçen descubre una carta de amor que cree que es de Sener hacia ella. Cuando ve que esas palabras van dedicadas a otra mujer, se hunde pensando que su amado tiene una amante. Lo que realmente ignora es que está confundida totalmente tanto en el remitente como en la destinataria.