Adile y Munir hacen público su compromiso, un compromiso ficticio para ellos, que además ignoran que todos los demás saben del engaño. El bulo empieza a tomarse tan en serio que tanto la pareja como el pueblo empiezan a dudar si realmente todo va a ser una treta para forzar el regreso de Itir y Tarik.