Ante la fuga de Itir y Tarik, se pone en marcha un plan para intentar que vuelvan: hacerles creer que Munir y Adile se van a casar. Lógicamente, esta decisión provoca en ambos muchos pensamientos y deseos más allá de la trampa hacia sus hijos.