Contrariamente a lo que el pueblo pensaba, Sener consigue desenmascarar a la constructora que pretendía transformar el vecindario, convirtiéndose en el héroe del barrio. Todos están encantados con él y se deshacen en elogios y favores.