La oferta de transformación del vecindario ha dividido a los vecinos entre los que apuestan por la modernidad y lo que prefieren mantener el espíritu tradicional. Sener está muy implicado en el nuevo proyecto, convirtiéndose en todo un implacable comercial inmobiliario.