Justo cuando Munir le va a abrir su corazón completamente a Adile, esta se encuentra con un nuevo pretendiente que convierte lo que iba a ser una romántica velada a dos en un combate a tres. Por otro lado, el barrio se enfrenta a un nuevo proyecto urbanístico dispuesto a modernizar y mejorar las infraestructuras, a cambio de entregar las viviendas y locales actuales por nuevos terrenos.