Salvar a la empresa se convierte en el objetivo de Serkan tras en el incidente ocurrido. El heredero se culpará del desprendimiento del techo, pero Eda sabe que el accidente no ha sido culpa del arquitecto.