La destrucción es inevitable. Octavia asume el control del búnker. Raven conduce al indefenso equipo de Clarke en su desesperada huida por escapar del caos.