Con Celal fuera de juego, Alyanak se las promete muy felices imaginándose al frente de todos los negocios, pero el destino le tiene reservada una nueva sorpresa en la que Sharp tiene mucho que ver. Por su parte, Mert, al conocer la noticia de la muerte de su 'padre', promete venganza.