Con la familia de Sarp en manos de Celal, al policía solo le queda una salida, pero para llevar a cabo su plan debe contar con la ayuda de Melek. ¿Confiará lo suficientemente en él como para jugársela a su propio padre?