Me quiere, no me quiere… el trabajo de María Escoté se inspira en el romanticismo de deshojar las margaritas (en inglés daisy) y en la colección unas están enteras, con sus pétalos, y otras parecen lunares después de ser deshojadas.