La firma de Aitor e Iñaki Muñoz inauguran la pasarela madrileña con sus característicos estampados y referencias a los años setenta en forma de plataformas de madera, vestidos vaporosos y maravillosos capazos de mimbre. Interesantes combinaciones textiles en las que el lúrex forma un tándem perfecto con otros tejidos como el encaje o el algodón y superposiciones y mezcla de ‘prints’ en los que las rayas conviven en armonía con flores, lunares y collages.