La temible selección holandesa mide sus fuerzas contra Irlanda del Norte, a priori un rival inferior, pero que buscará dar la campanada jugando de local