Italia se enfrenta a Lituania, el país con el que España se vio en la final durante el pasado torneo. Los lituanos vienen pisando fuerte y con ganas de conseguir la tan ansiada victoria que se les escapó en 2015.