Demir y Selin continúan con su relación de amor y odio a la vez mientras trabajan juntos. Además, Selin desconoce que su nuevo jefe es alérgico a la leche de vaca y provoca que este acabe hospitalizado tras beberse un café. Mientras tanto, en la empresa los empleados tratan de adaptarse a las nuevas normas que ha impuesto Demir desde el primer día.