Messi sigue teniendo claro que quiere irse a jugar al Manchester City. El club ha dado un paso más allá y ha renovado a Pep Guardiola por dos años, tal y como pedía el todavía '10' del Barça.