De momento, ni la moción de censura ha podido con un Bartomeu que se aferra al cargo en los últimos meses de su mandato. Una presidencia que será recordada por lo malo, y no por lo bueno.