Ambas selecciones, ya sin posibilidades de llegar a cuartos, tratan de lavar su imagen tras un decepcionante campeonato.