España llega a la segunda fase invicta, aunque ante Italia tiene su primera prueba de fuego del Mundial.