A veces pretendemos demostrar amor haciendo locuras pero ¿qué tan patológico, riesgoso o ridículo pu...