La historia de América Latina incluye numerosos movimientos populares y revolucionarios que lucharon contra las dictaduras títeres del imperio norteamericano y sin duda alguna, Nicaragua conlleva una atractiva historia en este contexto. El pasado mes de julio, se celebró el 41.º aniversario de la Revolución Sandinista, liderada por Daniel Ortega. Un heroico movimiento que puso fin a la dictadura. La Revolución Sandinista no le gustó para nada al que se autoproclama a sí mismo, el propietario del hemisferio occidental, EE.UU. Pues, comenzó de inmediato una campaña multidimensional con el objetivo de recuperar lo perdido, su dominio ilegítimo en Nicaragua. Sin embargo, la Revolución Sandinista no desapareció y ni se quedó de brazos cruzados. Siguió en el escenario sociopolítico del país y por fin volvió a ganar las presidenciales en 2006 y en 2011. En diciembre de 2018, tras el fracaso de violentos intentos de golpe liderado por Estados Unidos para desalojar al Gobierno democráticamen