Paraguay, al igual que otras naciones de la región, tiene las heridas de una dictadura militar que, durante décadas, dejó páginas oscuras en la historia del país. El 4 de mayo de 1954, Stroessner ordenó a sus tropas que salieran a las calles. Organizaron un golpe de Estado. Hablando de Paraguay, no hay que olvidar la situación de los pueblos originarios del país, que se quejan de los múltiples desafíos a los que hacen frente. El crimen organizado, vinculado con la producción y el tráfico de drogas, constituye otro de los desafíos en Paraguay. mag/anz/mkh