Bolivia vive sumida en la incertidumbre. La postergación de elecciones generales por segunda vez agudiza la crisis política que atravesó el país tras los anulados comicios de octubre. mhn/ctl/rba