Irán defiende el derecho a la defensa de los yemeníes y rechaza las alegaciones de Washington y Riad de que Teherán estuvo detrás de los ataques a las refinerías saudíes. Yemen, a su vez, destaca su capacidad militar para atacar objetivos clave de los enemigos.