Irán ha dado el tercer paso en la reducción de sus compromisos bajo el acuerdo nuclear en 2015.