Los tiroteos masivos en las ciudades de El Paso (Texas) y Dayton (Ohio) colocaron a Donald Trump en el centro de una tormenta de indignación por el racismo y el fracaso en el control de armas en EE.UU.