¡Lula da Silva ya es libre! Tras 580 días, el expresidente de Brasil abandonó la prisión de Curitiba y fue recibido por miles de sus simpatizantes.