En respuesta a la salida unilateral de EE.UU. del acuerdo nuclear Irán-G5+1, Teherán redujo sus compromisos en virtud del mismo y superó el nivel límite de enriquecimiento de uranio por encima del 3,67 por ciento.