Álvaro Uribe, una figura muy controvertida en Colombia por numerosas violaciones a los derechos humanos durante su mandato, y ahora bajo arresto domiciliario con la orden de la Corte Suprema de Justicia por presunto fraude procesal y soborno de testigos, recibe apoyo de EE.UU. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, se pronunció en Twitter y pidió la puesta en libertad de Uribe a quien describió como un “héroe”. mag/ktg/mjs