El 17 de junio de 1925, en la ciudad suiza de Ginebra se firma un protocolo que prohíbe el uso de armas biológicas y químicas en cualquier guerra.