El 12 de junio de 1898, Filipinas declara su independencia de la ocupación colonial española que se extendió por tres siglos y medio.