Miles de efectivos iraquíes comenzaron a abandonar la capital de Kuwait, tras 208 días de su ocupación.