Pocas semanas atrás, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desestimaba los informes acerca de deforestación en el Amazonas.