Los gobernantes de Estados Unidos siguen considerando a Latinoamérica como su “patio trasero”, pero a estas alturas, no se trata de un dato sorprendente.