Estados Unidos es sacudido por otro tiroteo masivo. Como de costumbre, los medios dominantes no hablan de “terrorismo” porque se trató de un “supremacista blanco”.