La trama en torno al superpetrolero iraní, que fue capturado en julio pasado en el estrecho de Gibraltar en una maniobra digna de piratas, no parece estar saliendo como Donald Trump esperaba.