Casualmente (o no), tanto en EE.UU. como en Brasil y Argentina se están reglamentando polémicas medidas que tienen que ver con el uso de armas en distintos ámbitos de la sociedad.