Tal parece que las provocaciones a Irán no se detienen: En una acción digna de piratas, la infantería de la Marina Real británica capturó un petrolero iraní en Gibraltar.