Una aplicación de teléfono provocó muertos, heridos y miles de dólares en destrozos. El pueblo salió enardecido por calles y ciudades del país.