En 2008, la crisis financiera en Estados Unidos provocó una catástrofe económica en todo el planeta. Millones de personas en el planeta perdieron su empleo.