A través de un estudio realizado hace un tiempo por expertos de la Duke University Medical Center en Estados Unidos, fue revelado que los primeros presidentes de EE.UU. presentaban algún desorden mental como ansiedad, depresión y bipolaridad.