Rusia acordó con Turquía expulsar a las milicias kurdas de una “zona segura” y controlar la seguridad en el noreste de Siria.