Para muchos, la semana pasada murió Donald Trump como símbolo defensor de su pueblo, al defender a Rusia poniéndola por encima de las instituciones estadounidenses.