El Senado de Estados Unidos aprobó un plan republicano para las reglas que rigen el juicio político (impeachment) del presidente Donald Trump, pero bloqueó los intentos de los demócratas de obtener evidencias y llamar a testigos en el juicio. Este sería el primer gol a favor de Trump.