Si usted viera detenidamente desde el aire los puertos de carga más grandes del mundo, que por cierto casi todos están en China, y reflexionara por un momento, se daría cuenta que son grandes ciudades, flotantes y en espera de ser flotantes que darán vida a las ciudades de seres humanos.