La caricatura del cajero automático o ATM es genial. Describe la alegría que tienen los países vendedores de armas porque exista un príncipe que les suministra dólares, y que les compra el juego de armas, reforzando el Reino de la Muerte, porque entre más muertos haya, más redituable son las ventas.