Decenas de miles de kurdos han huido de sus hogares en medio de las crecientes críticas internacionales de la ofensiva.