El partido de ajedrez es de titanes. De un lado, una monstruosa máquina amenaza con imponer las reglas de juego, del otro lado, un Gobierno trata de defender su postura. Es decir, por un lado está EE.UU. encabezado por Trump rompiendo el acuerdo nuclear con Irán y amenazando.