Tras la decisión de Donald Trump de reconocer Al-Quds (Jerusalén) como capital de Israel, se desencadenó una serie de protestas en el mundo.