5000 parece una cifra fría. 50 000 igual. Son los niños muertos y heridos por la guerra, los primeros, y los segundos, los muertos por hambruna en Yemen.